Donauinselfest 2010: paraíso de fotógrafos



27 de Junio.- En los comentarios a la entrada anterior, Sabinee me preguntaba si de verdad me gusta la Donauinselfest, y creo que le debo una explicación.

Como cualquiera que lea Viena Directo sabe, ME ENCANTA fotografiar gente. Cuando uno utiliza una cámara compacta, es fácil hacerlo sin que los interesados se den cuenta y así, por lo tanto, hacer fotos más interesantes.

Sin embargo, una cámara réflex es mucho más difícil de disimular. Y uno, que es un hombre de natural más bien tímido, cuando la saca (la cámara) tiene la sensación de estar apuntando a su modelo con un bazooka. Por no hablar de que puede ser que el modelo se dé cuenta también de que le están apuntando y que la espontaneidad (lo que más mola, aceptémoslo) se vaya a freir espárragos.

Sin embargo, cuando las masas invaden un determinado lugar público -y más con una densidad de frikis por metro cuadrado como en la DIF- el fotógrafo al que le gusta captar imágenes de gente cree que se ha dado un golpe en la cabeza, se ha muerto y ha ido a parar al cielo. En la DIF hubo momentos ayer en que no daba a basto a hacer fotos como las que ilustran estas líneas y las que están en el álbum correspondiente de flickr.
Por cierto, una nota filológica de la que me enteré el otro día: entre el grupo de palabras que los celtíberos hemos importado del alemán está álbum (y su difícil plural, álbumes). La palabra se formó en el siglo XIX a partir de la palabra latina que significa blanco. Y, a través de las colecciones de textos, imágenes y recortes de los más variados tipos a los que las damas decimonónicas eran tan aficionadas, pasó al castellano.
Por otra parte, también es cierto que, ayer, pensaba yo que la DIF es un evento preparado para fomentar el alcoholismo. Hay que tener mucha fuerza de voluntad o, en su defecto, un hígado a prueba de bombas, para no terminar borracho como una cuba.  Aún así, también me gusta la DIF porque las multitudes no se juntan en Viena con mucha facilidad. Escasean estas cosas en que uno pueda tomarle el pulso a la masa desatada, como pasa en Madrid.

Por suerte, la semana que viene mi cámara también tendrá mucho trabajo (esperemos que el tiempo también nos secunde): el sábado es el desfile del Orgullo Gay. Ich freue mich schon dr´auf :-)

En cualquier caso, aquí he dejado unas cuantas imágenes pero, quien quiera, puede ver más aquí, en mi cuentade flickr. Las iré subiendo poco a poco durante los próximos días.

1 comentario:

sabinee dijo...

Ah - ahora lo entiendo! Claro que sí ... no faltan los frikis en la Donauinselfest ;-) Tampoco en el desfile del Orgullo Gay.
Vas a pasar un rato muy bueno sacando fotos allí!

Besos, Sabine