Nochevieja en Viena


1 de Enero.- Mientras escribo, suena "La perla de Iberia" en el Neujahrskonzert de este primero de enero. Ayer, estuve recibiendo la llegada de los 365 días que nos quedan por estrenar en la terraza de unos amigos desde la que se tiene una vista envidiable de Viena. Al doblar la esquina de la medianoche, empezaron a volar los cohetes desde todos los puntos de la ciudad y convirtieron en cielo en un lienzo en el que se iban dibujando huellas de luz. Por primera vez en mi vida, por cierto, no me comí las uvas. No se encontraron a tiempo y tampoco había nada (olivas, por ejemplo) para sustituirlas. Así que la de anoche fue mi primera nochevieja totalmente aborígen. Con copa de champán, cohetes y vals al llegar la medianoche.

Mi fiel Canon se portó también muy bien. A pesar de que las condiciones de luz y temperatura eran asesinas, conseguí hacer unas cuantas fotos que dejo aquí (pinchar en el link) para quien quiera verlas.

5 comentarios:

lolibel dijo...

Feliz 2011 para tí y tu familia y para todos los que comentan en tu blog ,y para Chus. Mucha salud que tengamos y que Dios nos bendiga a todos.

emejota dijo...

No está nada mal, que sea un buen año. Un fuerte abrazo.

Chus dijo...

Paco, con uvas o sin uvas feliz año, amigo, que sigas escribiendo así de bien. Anda cuenta algo de lo de tu abuelo que me encanta.

Besos

SOL dijo...

Qué bien te lo pasassss:-)

¡¡Felizzzz Año!!

Paco Bernal dijo...

Feliz año a todos y a todas!!!! :-)