El secreto para pasar tres horas muy agradables en Viena

El actor Ramesh Nair caracterizado como Der Inder (El indio) (Archivo Viena Directo)

17 de Octubre.- El Kammerspiele es, como su nombre indica, un teatrito de bolsillo. Se inauguró en 1910 y, por su pequeño escenario, han pasado muchos de los grandes mitos de la escena de habla alemana. De Marlene Dietrich a Johannes “Jopie” Heesters, pasando por Elfriede Ott.
Actualmente, se representa en él una versión de “Cantando Bajo la Lluvia” (Singing in the rain) que hace no sólo las delicias del público, sino que ha hecho también las de la crítica, la cual ha acogido el montaje con la satisfacción de quien recupera un territorio conocido pero explorado con una mirada nueva.

Resultado de esta feliz coincidencia de criterios es que hay tortas para conseguir entradas para el espectáculo.
Antes de entrar en lo que vi, quizá habría que hacer un breve resumen de la historia de la película original (“Singing in the rain”, MGM, 1952) y de las circunstancias en las que se gestó.
A mediados del pasado siglo, el productor Arthur Freed, que había sido uno de los compositores de música popular más exitosos de los últimos años veinte, se puso al frente de una unidad dentro de los estudios Metro Goldwyn Mayer que se dedicaría a la producción de películas musicales.
Para Singing in the Rain y, al objeto de ahorrar costes, Freed decidió utilizar el extenso catálogo de canciones que la MGM tenía en cartera y de las que él (casualidades de la vida) era el compositior junto con Natio Herb Brown.
Se creó una trama ad hoc en la que pudieran encajar las pegadizas melodías de antes de la Gran Depresión y así nació una de las películas más deliciosas de la historia del cine.
A finales de siglo, un productor londinense decidió embarcarse en una operación nostalgia parecida utilizando el film. Y fue el origen de un musical que, si bien sigue el guión original del film casi exactamente, se aparta de él en algunos momentos para mejorarlo.
La versión germanoparlante (y germanoparlada) se estrenó en Klagenfurt (Carintia) en 2010 y, desde entonces, ha estado de turné hasta llegar al corazón de la capital de Austria.
Haciendo de Don Lockwood, el protéico galán del cine mudo que tiene que adaptarse a las inclemencias del sonoro, está el actor americano Gaines Hall. Un cantante competente, de sonrisa relumbrante y voz de anuncio de dentífrico (bueno: en el cine el papel lo representó Gene Kelly, un actor de corte similar). El contrapeso cómico, Cosmo, lo aporta con desigual fortuna, el actor de origen indio Ramesh Nair. En Austria, Nair es un personaje bastante popular, por haber protagonizado una serie de anuncios para una conocida compañía de telefonía móvil. Nair es un bailarín fantástico (el papel exige no sólo dominar el claqué, sino también acometer algunas proezas acrobáticas bastante difíciles de conseguir en un escenario) pero un actor tirando a flojito.
Una de las diferencias del musical con respecto a la película es que los personajes femeninos están en un plano mucho más secundario. Los dos principales, los personajes deKathy Sheldon y Lina Lamont están interpretados por dos actrices muy competentes (la chica que hace de Kathy Sheldon es la gordita más grácil que yo haya visto nunca).
A pesar de todo, “Singing in the rain” se ve con muchísimo gusto. Tanto si se conoce la peli original como si no se ha visto nunca. Hay música en directo y los intérpretes consiguen que no se eche de menos a los actores originales (bueno, quizá un poco sí en el caso del par Ramesh Nair/Donald O´connor).
Se da la circunstancia sin embargo de que los intérpretes brillan más en aquellas canciones que, en la película, no son tan buenas (Moses supposes his toses are roses, a mí casi me hizo ponerme de pie en la butaca) y no están tan bien en los números más famosos como “Good Morning” (algo deslavazado) o la canción que da título a la obra (es difícil competir con Gene Kelly).
En resumen: si se consiguen entradas es una fantástica oportunidad para pasar tres horas muy agradables (y, con el tiempo que hace, calentitas).