Pascua en Italia

24 de Marzo.- Acabo de llegar de pasar el largo fin de semana de Pascua en el norte de Italia, en donde he aprovechado para darme un baño (helado, eso sí) de cultura mediterránea, de gente que habla alto, se besa y se toca. Un baño, por qué no, de marcha. Porque aunque Udine sea una ciudad provinciana del norte de Italia, siendo realistas, tiene mucha más marcha que Viena.
Una ola de frío, eso sí, ha barrido el continente europeo en este principio de primavera, y el tiempo no ha sido el charco de sol que hubieramos deseado. Pero bueno. Por lo menos, nos hemos aireado.
Esta semana contaré unas cuantas cosas de este viaje que me han llamado la atención. De momento, ahí dejo las fotos.

Instantánea del camino, cruzando los Alpes
Ruinas del puerto fluvial de Aquilea, ciudad romana desde donde se cristianizó Europa

La basílica de Aquilea, patrimonio de la Humanidad

3 comentarios:

Miriam dijo...

Preciosas las fotos, Paco.

m. dijo...

Muy bonitas las fotos PERO yo sigo en mis trece: qué puñetera manía tenemos de llamar "buen tiempo" al sol y a la ausencia de lluvias. Que no, leches: que buen tiempo es que llueva (que buena falta hace) y puedas ir por la calle sin que se te funda la plata de los anillos. Lo dicho: muy, muy bonitas.

Paco Bernal dijo...

Hola!
Gracias mil por los comentarios.
A Miriam: gracias gracias gracias :-)
A m. hombre, ni calvo ni tres pelucas. O sea, que cada uno echa de menos lo que no tiene. Aquí falta más el sol, y por eso lo echamos más a faltar. Por el sur, se necesita que llueva. Pero estaría bien un equilibrio, porque después de varios meses de poca luz el cuerpo la pide, eh?
Besos mil :-)