Domingo, fotoremember

20 de Abril.-Cada primavera, mi amor por Austria se hace más fuerte. Qué alegría cuando todo reverdece y se pone reventón de vida. Para compartir un poco esta pasión que embarga mi víscera cardíaca, aquí dejo algunas fotos que he hecho durante este domingo, de excursión. Para empezar, una jugosa mata de bärlauch en el Wiener Wald.

En en Wiener Wald hay cerezos salvajes que están, en este momento, en flor.
Se ve mal -pero se ve, si se amplía la foto- en último término está Viena. Otra instantanea del Wiener Wald.
Estos rotundos tulipanes pertenecen a la tienda de Starkel que hay en Tuln, que hoy estaba abierta y en la que hemos comprado flores para el balcón.
Preciosa mata de nomeolvides, gentileza también de Starkl.
Más florecillas, prestas a decorar los balcones austriacos.
Dispuestos a empaparnos de sol, a emborracharnos de luz, nos hemos acercado al centro de Tuln, que está frente al Danubio (azul, hoy, como luego se verá)
En un barco anclado a la orilla del Danubio, y frente al escenario flotante que le sirve a Tuln de salón de actos veraniego, nos hemos tomado un café.
Bajo estas líneas, el monumento que conmemora que Krimilde y Sigfrido se encontraron en Tuln antes de unir sus destinos vía boda, en el cantar de los Nibelungos.

De camino a Viena la hermosa, también hemos parado en Kloster Neuburg, ese Escorial austriaco, en donde hemos estado admirando la sólida fábrica barroca, y el especial reflejo del sol de Austria sobre esas piedras venerables. Helas:
Más piedras venerables bajo estas líneas.

p.s. Para aquell@s interesados, paso a contestar ahora mismo los comentarios de estos últimos días, trabajo que tengo muy atrasado.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por esas maravillosas fotos de Austria; y mis más sinceros saludos a Viena...para mí, la mejor capital de Europa. He tenido el placer de visitarla dos veces por carretera desde Valencia. Viena siempre está en mis pensamientos y tengo que volver...eso seguro, ójala sea pronto. Mientras tanto siempre está tu página en mis favoritos y la visito cuando siento la nostalgia de ella. Gracias en la distancia por mantenernos informados a todos los amantes de mi querida Viena.

Un Saludo:

Loles B.

m. dijo...

Sí que son bonitas, sí. Qué ganas tengo de ir las tierras de mi family, tan verdes y tan frondosas.

Paco Bernal dijo...

Hola: gracias por vuestros comentarios.
A Loles: gracias por tus elogios y por tu fidelidad. Ya te ha tenido que gustar Viena para ir por carretera desde Valencia (aunque el viaje, si se toma con calma, es bien bonito: yo hice Madrid-Paris y lo recuerdo como uno de los viajes más hermosos de mi vida). Espero leer tus comentarios a menudo. Saludos a Valencia, que es un sitio que también me trae unos recuerdos fenomenales. Precisamene, voy a ir proximamente.
a m. no hay nada como el estallido del verdor después del invierno. No te puedes imaginar qué gusto.
Saludos a las dos

Anónimo dijo...

Muchas Gracias Paco. Espero que vengas por Valencia y te lleves buenos recuerdos. Recrea tu vista con ese maravilloso verdor, me encanta recordar a las ardillas comiendo de la mano en los jardines del Schoenbrunn. Voy a ver un episodio de Rex...¡de nuevo! (suena friki, pero me gusta mucho la serie). Me ha entrado mono de Viena.

Un Saludo