La policía austriaca inspecciona la casa de Fritzl (Foto: EL MUNDO)
Austria, tierra de sótanos

29 de Abril.- Continúan apareciendo nuevos (y más horrorosos) detalles a propósito del crimen de Amstetten.
Como siempre que suceden estas cosas –últimamente con molesta frecuencia- todo el mundo que ha tenido algo que ver de cerca o de lejos con la desgracia siente de pronto el prurito de largar por su boca todo lo que sabe. Y es que el ser humano, señoras y señores, no tiene freno y, aquí en Austria y allá en Madagascar, el objetivo de una cámara es el mejor soltador de lenguas.
En el heute, entrevistaban hoy a una excompañera de colegio de la prisionera más famosa de Austria, con permiso de Natascha Kampusch. Comentaba la chica el curioso estilo educativo del herr Fritzl. Lo raro que parecía que la chavala, Elisabeth Fritzl, nunca pudiera recibir visitas de los amigos.
A pesar de que, cuando se trataban ya habían empezado los abusos sexuales, la excompañera de clase (hoy en día una cuarentona con gafas y mechas) no recordaba a la hija de los Fritzl como una muchacha triste.

-Veníamos las dos de hogares regidos con autoridad, y por eso nos entendíamos bien.

Otros vecinos de los Fritzl se han apresurado a contarle a los periodistas que estaban al tanto de las idas y venidas del patriarca al sudeste asiático. Viajes a Tailandia que los medios españoles han aprovechado para sugerir que, a los crímenes ya conocidos, el herr Fritzl añadía el de devorador de niñas tailandesas. En fin: pasamos palabra.
En Amstetten, en cambio, han podido escucharse frases sobre este asunto parecidas a esta:

-Claro, es que nosotros estábamos al corriente de lo de Tailandia, pero esto...

Que se podría traducir:

-Al fin y al cabo, hay muchos tíos que van a Tailandia a la caza de la menor, pero total, es allí en esos países que nadie ha visto, subdesarrollados y eso. Pero aquí, cerca de nuestra casa...Esto pasa de castaño oscuro.

En fin...
(Por cierto, ¿Quién ha filtrado las fotos de Fritzl lustrosamente moreno y con bañador slip marcapack? ¿La familia? No creo).
Incluso, El Mundo, periódico español, citaba a un iracundo vecino de Amstetten que había expresado su deseo de que castraran al herr Fritzl y lo colgaran en la plaza del pueblo. O sea, el viejo procedimiento de “ponerle fuego do más pecado había”. La ley de Lynch.
Los aborígenes se toman la cosa con filosofía, devoran ávidamente los periódicos y los programas informativos especiales capitaneados por la simpar Ingrid Thurnher, que se pone el puñito debajo de la barbilla cuando escucha hablar a los expertos; y el primoroso Feuerstein al que ya debe estarsele haciendo la boca agua al pensar en repetir la jugada Kampusch y entrevistar, no ya a una muchacha escapada de las garras del ogro, sino a toda una familia de reclusos. Con el agravante de que, en el caso Kampusch, como se ha sabido ahora, los detalles sexuales se cubrieron pudorosamente pero en este que nos ocupa, el horror sexual es tan atroz que no hay forma de taparlo.
En una cosa, eso sí, se diferencian Austria y España (a Dios gracias). La ministra de justicia austriaca, señora Marie Berger, ha dejado bien clarito que al periodista que se le ocurra filmar a las víctimas, se le cascará una multa de 20.000 Eurazos. Porque esa gente ha sufrido ya bastante y hay que protegerles.
Igualito que en España, vamos. Que las hienas están esperando el olor de la sangre fresca para lanzarse sobre ella cámara en mano.
Mientras corría yo hoy en la cinta del gimnasio, pensaba yo en la cantidad de sótanos que hay en Austria y que, en Viena, por ejemplo, hay edificios que tienen más niveles por debajo de la tierra que a la luz del sol. En Austria, el sótano es una institución cultural. No es extraño que fuera un vienés el que descubriera el subconsciente que, al fin y al cabo, no deja de ser un sótano de la mente. Allí donde se guarda lo que no debe ser visto.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Paco:
Qué alegría recuperar el acceso, pero es lamentable que lo haga bajo el infierno de Fritzl. Un amigo se refiere a la prensa como la “jauría periodística” porque van como perros desesperados a la caza de una víctima, la descuartizan y cuando no pueden hacer más, se marchan al asecho de su próximo objetivo. Que conste que mi amigo es periodista (¡y yo también!), pero cada cual que se ponga el saco que le quede. Un acto encomiable de la Ministra proteger a la hija.

Eso que dices de los vecinos es cierto, acá en PR, como en España, la hija no le duraba una semana en el sótano. Seguro 10 doñitas creaban un comité vecinal para inspeccionarle la casa y quien sabe qué más encontraban…

Un abrazo,
Isa

m. dijo...

A ver: no han sido los medios españoles sino los austríacos los que han sugerido lo de Tailandia. Segundo: no se escribe Feuerstein, sino Feurstein (como el Letiziaconzeta, pues Feuerstein sin "e"). Tercero: en España es cierto que la prensa es agresiva, sí: pero no te pienses que en Austria son hermanitas de la caridad. ¿Crees que no se pirran por sacar fotos de esta familia? Cuarto: ¿Qué pasa con Feurstein? ¿Por qué este linchamiento? La que se pirró (y se pirra) por una entrevista fue Natascha. Sí, la misma que se pirra por las cámaras, los posados, las sesiones de fotos en plan "teen star" y por dar entrevistas. "Esto no es España" "Es una chica muy discreta". ¿Ah sí? Echa un vistazo a su página web y verás lo discreta que es la niña. Que conste que no la estoy demonizando y que lo que le pasó fue horrible, pero las cosas claras y el chocolate espeso. Y yo que tú pensaría en cambiarme la nacionalidad, ya que tanto desprecias España y tanto asco te da todo lo Español.

Paco Bernal dijo...

Hola!
Gracias por vuestros comentarios.
A Isamari: aquí el seguimiento del caso está siendo modélico, la verdad. Hay programas especiales y eso, pero todo muy sobrio. En España, en mi opinión, se ha llegado a una situación insostenible. En nombre de un concepto retorcido de la información se muestran cosas completamente inncecesarias. Particularmente los periodistas que en España se llaman "del corazón" aunque se ocupen de todo tipo de vísceras, han alcanzado unos niveles nauseabundos que llegan al linchamiento público. En fin...Para qué seguir. Muchas gracias por tu comentario, y espero que te animes a dejarme muchos más.
A m: ¿Es tan difícil de entender que si he nacido en España y estoy contentísimo, Austria es ahora mi casa? No puedo hablar mal de Austria porque eso sería traicionar a la verdad. Este país está lleno de personas cariñosas y encantadoras que me han tratado fenomenal. Y hay muchas cosas que España tiene que aprender de Austria (también hay algunas que Austria tendría que aprender de los españoles, y para eso estoy yo, extendiendo el evangelio de la españolidad jajaja). Pero elegir, ¿Por qué? Es como cuando de niño te preguntaban ¿A quién quieres más, a papá o a mamá? Una tontería.
En cuanto a NK, la verdad es que tengo cosas mejores que hacer que pasarme por su página web. Pero la gente, créeme, pasa de ella. Y no está en los periódicos ni en las teles fuera de su programa, ni nada. Repito: esto no es España. No hay Donde Estás Corazón, no hay Tomate, no hay Angelino, no hay Gente, no hay Está Pasando, no lo hay. Austria es (gracias a Dios) otro mundo. No hay carne picada en la tele constantemente y los jueves por la noche, a las nueve, en horario de máxima audiencia, hay documentales. Sé que es difícil de creer, pero es así. Y es genial. Algo soso al principio, pero en cuanto te desintoxicas, tu vida cambia.
En fin, saludos a las dos,
P.

m. dijo...

Sí:toda la juventud está viendo la vida de las ballenas un jueves a las 9 de la noche. Claro. Sé sincero: si lo de NK hubiera pasado en España y le hubieran dado un programa, ya estarías rajando contra la televisión de España por permitirlo. Pero claro: al ser la austriaca, todo cambia. Y todavía no me has contestado al motivo del linchamiento contra cierta persona. Y no lo entiendo, porque es austriaco (raza superior según parece).

Anónimo dijo...

Me parece que m. tiene alma de masoquista, porque mira que mientras más se queja más parece leerte, je,je.

Marona dijo...

Bueno, pues yo voy a apoyar lo que dice Paco. Es increíble con la elegancia que se tratan aquí ciertos temas. Incluso los Reality Shows no tienen esa parte de "debate-fábrica de famosetes" donde todos se insultan, se tiran de los pelos y explican sus vidas sexuales.
De verdad, otra tele es posible. Los jovencitos suelen mirar la MTV o las series americanas, como todos los jovencitos del mundo mundial.
Saluditos :)

Tonicito dijo...

Hola!
Pues yo sólo quería dar un apunte: ¿Qué nos indica que cuando salió a la luz el tema de Natascha Kampusch, el único periodista que llegó a las manos con el padre de la susodicha fuera un español?
Y confirmo que sí, que los jueves por la noche la gente ve el Universum. Creo que es más interesante la vida sexual de las ballenas que los rollos sexuales de Paquirrín, desde luego.
Y para terminar, lo de elegir nacionalidad... y dale con hacernos elegir! ¿Por qué tener que elegir? ¿Por qué empeñarnos en opciones que se excluyen mútuamente cuando nada nos impide quedarnos con lo que más nos gusta de cada realidad? Desgraciadamente, me suena a esa polarización, ese "estás conmigo o estás contra mí" al que tan acostumbrados estamos en España que ya ni nos damos cuenta.
Un saludo! :)

Paco Bernal dijo...

Hola otra vez!
Gracias por vuestros comentarios de nuevo.
a m.: palabrita del niño Jesús que en la tele ponen documentales a las nueve y la gente, no sólo los ve,sino que los espera impaciente. Te puedo asegurar que los austriacos flipan con la tele española (y eso que aquí, sólo puedo ver las cadenas públicas). Otro modelo es posible, de verdad. La tele austriaca no es perfecta, por supuesto, pero es muy digna. Una televisión pública en la que el cotilleo está restringido a programas de cinco minutos después del telediario (¿Te imaginas eso en España?), en la que los deportes son un anexo detrás de las noticias que dura tres o cuatro minutos (vamos, ni de coña, en España). Claro que eso es la ORF. La ATV+ emite programas de famosillos basurilla (Cristina Lugner y por ahí, UNA vez al día y durante cuarenta y cinco minutos) pero la ve poca gente y quienes la ven, no presumen de hacerlo, porque son programas para gente sin nivel.
Te cuento una cosa: ayer, reprogramé el receptor de mi antena de tv por satélite y me encontré, por sorpresa, con que tengo TVE internacional. Es UNA VERGÜENZA. España tiene una tele pública tercermundista. Un programa como GENTE, que es lo que estuve viendo ayer, en el que la hija de Bertín Osborne salía desfilando en un centro comercial y le dedicaban un reportaje de dos minutos, no podría ser emitido en Austria sin que hubiera una crisis parlamentaria.
En cuanto a Feuerstein, sólo hice un comentario, igual que de Ingrid Thurmher, que es lo que era Rosa María Mateo en España, aproximadamente. Linchamiento es lo que vi yo ayer que hacían con el pobre Pajares. O lo que hicieron con Carmina Ordoñez, o lo que han hecho con Isabel Pantoja, o lo que hicieron con Rocío Jurado...Si hay un fenómeno preocupante en España es la absoluta degeneración a la que ha llegado el espacio de comunicación público.
De una crisis económica se sale. De una generación criada a base de Gran Hermano, no. O se tarda varias generaciones en reponer el desgaste ético que eso supone.
a Mar: es cierto lo que dices. Por ejemplo, Gran Hermano se hizo aquí, y fracasó. Mientras que la versión Alemana sigue ahí, por la octava edición, creo. Los jóvenes miran las series americanas y la MTV, pero la diferencia es que antes no les han dejado pasar de curso con cuatro asignaturas suspensas. Nosotros también veíamos V y el Equipo A, pero el sistema educativo tenía un pase todavía. La diferencia es que aquí se puede elegir y en España, a no ser que tengas dinero para pagarte una tele de pago, pues no. Desgraciadamente.
a Toni:compañero, yo no lo hubiera dicho mejor:totalmente de acuerdo con lo que has dicho. Elegir es absurdo ¿Por qué si digo que Austria me encanta soy menos español? España tiene muchas cosas buenas, pero Austria tiene también muchas. Lo mejor de los dos mundos es posible y, es más, muy agradable.
Un saludo a todos.