Gensanta
12 de Junio.- Todos los días, a eso de las once y media de la mañana, mi compañero sueco aparece por mi sitio. Es la señal de que ha llegado la hora de comer. Bajamos a un restaurante cercano (razonablemente barato y de calidad aceptable) y elegimos entre las dos posibilidades diarias: erste menú, vegetariano, o zweites, o menú carnívoro. Mientras la camarera nos trae la comida, yo tomo una sopa que he cogido previamente de una marmita humeante, y él me mira, porque las sopas, como las zanahorias, van en contra de su religión.
Y de eso, precisamente, hablábamos ayer. A pesar de la presunta ligereza de cascos de las suecas que Alfredo Landa perseguía por las calles de Torremolinos, Suecia es un país muy puritano. Mi compañero me ha informado de que, en la patria de los Volvo, el alcohol está severamente restringido, la prostitución, prohibida tajantemente y, en los anuncios de la tele, no pueden salir desnudos que inciten a considerar a los seres humanos como objetos.
Por supuesto, y como buenos protestantes del ala dura, los suecos son unas personas absolutamente iconoclastas. La sobriedad más total, que ha hecho posible el fenómeno IKEA, también impregna sus iglesias, que son espacios desnudos en donde sólo hay una cruz.
Todo esto hace que G. sea completamente ajeno a ciertos negocios directamente relacionados con el catolicismo del sur, como son la virgen y el culto a los santos. Ayer, en el curso de una conversación normal, salió el tema de los santos patrones (algo que dije yo, probablemente, sobre San Judas Tadeo y las causas imposibles, porque yo digo cosas así) y mi compañero requirió una información más extensa sobre esta variedad de la devoción y las advocaciones de María que, para mí, lo mismo que para todos los españoles, son un hecho cultural más.
Resultó bastante curioso explicarle en inglés lo de San Pancracio, el perejil ,y la consuetudinaria moneda de cinco duros con un agujero en medio.
O que, incluso el pueblo español de peor muerte, tiene su virgen propia (aquí el sueco abandonó su flema habitual y levantó las cejas ostensiblemente) y que las chicas del lugar son bautizadas de acuerdo con el nombre de esa virgen.

-But, ¿In every town there is a girl that doesn´t have sex? ¿Never? ¿And they name the girls after her?
(-Pero, ¿En todos los pueblos hay una chica que nunca tiene sexo? ¿Nunca? ¿Y todas las chicas se llaman como ella?)

Y yo:

-Que no, compañero, que no: cuando digo virgin (o sea, virgen) me estoy refiriendo a una estatua de la virgen. No a una virgen de carne y hueso , hombre(*)
(*)En español en el original

-Ah. Pero virgen sólo hay una.

-Bueno, teóricamente sí. Pero en España, la virgen de cada pueblo tiene un nombre –y le cité la de la Piedra Escrita, la de la Montaña, la del Carmen, la del Rocío...
El racional cerebro sueco se le quedó a cuadros. Tuve que explicarle la cosa tres o cuatro veces y entonces él me dijo:

-¿Pero en la Biblia no pone que Dios se enfadó mucho cuando los israelitas hicieron un ídolo?

Y entoncces yo le miré y, para acabar de escandalizarle, le traduje unos cuantos nombres españoles de mujer.
A los extranjeros les alucinan mucho los nombres de chica más tradicionales en España –que se van quedando, debido a la influencia de las series americanas, como cosa de abuelas-; son nombres, en mi opinión, de una gran poesía, aunque algo políticamente incorrectos en algunos casos. Una mujer extranjera (y cada vez menos españolas) no consentiría en llamarse Angustias, por ejemplo. Pero no creo que haya nada que objetar contra Nieves, Henar, Mercedes, Rocío, o contra las Cármenes que, como todo el mundo sabe, son las de España y no las de Merimée.
En lo que tuvimos nuestro desacuerdo fue en el tema Dolores, que estuvo a punto de costarnos un contencioso:

-Es nombre de madame de burdel –dijo él. Y yo, al acordarme de una prima de mi abuela, simpática anciana que se llamaba así, casi sufro un síncope; él me notó la palidez pero, aún así, remachó: en las pelis americanas, todas las dueñas de burdel se llaman Dolores.

Por toda respuesta yo tarareé esa coplilla de “No me llames Dolores, llámame Lola”, al tiempo que pensaba en el daño que ha hecho la leyenda negra.

4 comentarios:

Marona dijo...

Jejeje, yo también he recibido caras de sorpresa cuando he traducido algunos nombres femeninos españoles... :)
Por cierto (no preguntes por qué) pero ayer buscando en el google "reposo puta almodovar" el primer link que salía en la lista era... ¡¡¡Viena Directo!!! Nada, que me hizo tanta gracia que lo quería compartir :)
Un besote.

Paco Bernal dijo...

Hola! Jajajajaja. Yo lo he probado también y salgo el primeroooo! :-)
(De todas maneras, tranquila, que yo no pregunto por qué buscabas eso... ;-)
Aunque, en mi descargo, tengo que decir que míos sólo son los resultados "reposo" y "Almodóvar"; la pilingui es Eva Santolaria (!).
Besos

intratable dijo...

Solo quiero puntualizar que ya en los 80 unos gallegos llamados Los Suaves (uno de los mejores grupos del rock español) cantaban Dolores se llamaba Lola, la historia de una pobre muchacha que siguió los derroteros burdelísticos: http://youtube.com/watch?v=whFtJpEiMr8

con Ka dijo...

Oyendo la transmisión del partido de Ehpaña de ayer me he acordado de este post. Pónsela a tu compañero y que vea cuántas vírgenes protegen a los futbolistas...
¡Saludos! :D