!Por fin hago un curso de alemán! (Ya era hora, jolinetes)

30 de Septiembre.- ¿Qué? ¿Cómo? ¿Que ya han empezado a rodar cabezas en el Partido Popular Austriaco? ¿Que ya el jefe no es Molterer –tan majo- sino Proll? ¿Que la economía mundial se va a tomar viento fresco? Ays, qué castigo de noticias. No quiero saberlas, que luego no duermo.
¡Basta!
Basta de política.
Por lo menos, de momento.
Hoy he empezado mi curso de alemán. Se llama Perfektes Schreiben y lo da un señor mayor en el que he reconocido un igual: esto es: un amante del lenguaje.
A la gente que, como a mi profesor y a mí, nos gustan las palabras, nos produce un singular placer encontrar los sistemas, las resonancias, que llevan de una palabra a otra, como cuando se cruza un rio saltando por las piedras. Reconocer esas pautas que hacen que los idiomas sean una arquitectura racional, nos llena de un íntimo gozo (un poco absurdillo también, por qué no decirlo). Un gozo curioso, puesto que, utilizando la terminología psicológica, “nos refuerza”. O sea: actúa como la sardina que se le da a las focas del zoo como recompensa cuando hacen bien sus piruetas.
ATENCIÓN, DETALLE PRÁCTICO: El curso lo estoy haciendo en una Volkhochschule que, si yo no estoy mal informado, es lo que en España serían las Universidades populares. Y me ha costado la bonita suma de 138 Euros. Por doce sesiones de dos horas. Lo cual, si mis lectores se toman la molestia de hacer cuentecillas (previa apertura de la calculadora del Windows) no está nada mal. Pero es que, aún está mejor si se considera que la Kammer für Arbeiter und Angesltellte für Wien, por el hecho de haber trabajado en Austria, me ha subvencionado el curso con cien euretes que me han venido fenomenal y me han terminado de redondear el precio. A estos euros anuales se tiene derecho siempre que uno haya trabajado en Austria y es el dinero al que uno tiene derecho si quiere seguir formándose (además, según mis noticias, hay otras ayudas a medida, pero de esto sólo sé de oidas y no lo puedo asegurar).
FIN DEL DETALLE PRÁCTICO.
Durante las próximas semanas sospecho que hablaré bastante de mis compañeros de curso, que proceden de los cuatro puntos cardinales de este pícaro planeta. Una japonesa, una iraní, una eslovaca, dos italianas que han venido en comandita, un checo y un mejicano hijo de españoles que está casado con una tinerfeña. De momento, diré que muchos de ellos conocen al profesor, y le tratan con cierta confianza.
El maestro es un señor que habla muy despacio y muy pronunciado, lo cual a veces causa esa sensación de incomodidad que uno siente cuando uno está en presencia de personas que tratan a menudo con ancianos o con niños pequeños. Por lo demás, he encontrado que tengo la gramática un tanto oxidada –aunque no tanto como yo pensaba- y que tengo que ponerme, pero ya, a memorizar cosas que no aprendí en su momento. Esto es, cuando llegué a este país y, para mi mal, me empeñé en no hacer curso ninguno.
En fin...Por lo menos, esto ha tenido una virtud: se me ha olvidado la política.
¿Y a vosotros?

11 comentarios:

Pyro dijo...

Uff, esto me recuerda que yo también debería ponerme las pilas, pues mi nivel gramatical está bastante estancado tras llevar 3años aquí. A ver si pillo tiempo y me animo igual que tú. Mucha suerte con tu curso y enhorabuena por tu interesante blog! 1 saludo

Marona dijo...

Primero, gracias por el detalle práctico porque yo no tenía ni idea de eso y a lo mejor me puede servir.
Después sólo decirte que parece que todos hemos hecho la "vuelta al cole" como mandan los cánones, yo también he empezado un curso de alemán. ¡Me encanta empezar cuadernos nuevos! ;)
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Que disfrutes mucho en tu curso de alemán, seguro que si. Me das mucha envidia porque yo llevo mucho tiempo con el tema de inglés, para no parecer muda ante otra persona que sólo sabe inglés, pero siempre me escuso en el tiempo, pero son las ganas..... ahhhh que pocas.
Lo mío no tiene remedio. un besote, nuria

Te de llimona dijo...

Enhorabuena por el curso. A mí me encanta estudiar idiomas... la verdad es que es casi un hobby. Yo también he empezado mi segundo curso de alemán... Pinta difícil, por eso jeje

Paco Bernal dijo...

Hola!
Gracias por vuestros comentarios.
A Pyro:cuando alguien me pregunta qué es lo que le aconsejo para venirse a Austria siempre le digo lo mismo. Primero, aprende alemán, después, aprende alemán y, si tienes un ratito, aprende también un poco de alemán. Suertudo de ti porque tines la gramática estancada. La mía es inexistente (aquello del "learning by doing" es lo que tiene). Hoy he estado yo toda la mañana declinando sustantivos. Qué planazo jajaja. Gracias por leerme.
A Mar: ¿A que mola estudiar otra vez? Yo era un placer que echaba mucho de menos. Aunque hoy, memorizando, la verdad es que me he notao desentrenadillo jejeje. Y lo de las ayudas, no dejes de mirarlo, porque aquí favorecen mucho la formación.
A Nuri: tú estabas haciendo un curso de inglés en la empresa ¿No? Una cosa te voy a decir: acuérdate que ahora nadas como una sirenita, y que hace un tiempo te parecía imposible. Todo es ponerse. Besos a tu niña y a tu santo.
A te de llimona: ¿El alemán? ¿Difícil? ¿Pero qué dices? jajajaja. Vamos, si está tirao jajajaja. Estudiame mucho, que no veas las ocasiones que he tenido yo de arrepentirme de no haber aprovechado mejor los años que yo estudié alemán antes de venir aquí.
Saludetes a todos,
P.

Arantza dijo...

A mí también me encanta lo de los cuadernos nuevos... aunque en mi caso empiezo a tener muchas ganas de terminar con tanta formación, caray. En cuanto a los cursos de idiomas, efectivamente, pienso como tú: cuando a uno le gusta la lengua, le gustan todas las lenguas. Antes no creía a una amiga políglota que me decía: "lo más duro es aprender los dos primeros idiomas, luego le pillas la afición, y hala, los que te echen". Pero tiene razón. Ah, aquí también estamos en plena campaña electoral, mañana, el debate de los jefes de partido, y el miedo de que la gente vuelva a votar por esta especie de aprendiz de Bush que tenemos ahora como primer ministro...

JOAKO dijo...

¡Estudiar Alemán un placer!
Diosss haztelo mirar, es broma, el saber ocupa tiempo, y si lo tienes creo que lo mejor es emplearlo en manejar lo mejor posible la principal herramienta que te une al sitio en donde vives.

amelche dijo...

Disfruta del curso. Yo al final no voy a estudiar alemán en la escuela de idiomas porque me dieron un número en la preinscripción para ir un día y una hora concreta en la que no pude escaparme del trabajo y luego ya, aunque han abierto a todos las plazas sobrantes, ya no quedan en los horarios que me viene bien. Así que, otra vez será.

Paco Bernal dijo...

Hola!
Gracias otra vez por vuestros comentarios.
A Joako: !No te creas, que placer, placer...! jajaja. No es mucho placer estudiarse las declinaciones jajaja !No puedo con la vida! Lo que peor llevo es que hablo como un espía de la Gestapo de las películas. Pensar que la primavera es "el primavero" en alemán. O el tiempo "la tiempa" me hace tirarme de los pelos...jajajaja. Per bueno, ahí vamos.
A Amelche: seguro que otra vez será, aunque siempre puedes aplicar lo que yo he hecho hasta ahora (hay que tener un poco de fuerza de voluntad, pero bueno) te bajas una gramática de internet y hale, a hacer ejercicios...Para coger base, ayuda.
Saludetes!

amarilis dijo...

Hola......... acabo de leer tu entrada (ahora miraré las antiguas) y me ha encantado. ¿Cuánto tiempo llevas viviendo en Austria? Yo llevo en Graz año y medio; sigo peleando con el idioma pq me vine sin hablar nada de nada. Pero ya curro !!! y de mi profesión.
¿Dónde me puedo informar de las ayudas para hacer cursos? ¿Son solo si estás en el paro?
Por cierto q me voy a dar una escapadita e Viena para la noche de los museos.
Saludos

Paco Bernal dijo...

HOla Amarilis!

Pues llevo viviendo aquí media década. Si trabajas, por lo menos en Viena, tienes derecho a 100 Euros de la Arbeiterkammer. Para lo que necesites, escríbeme un correo. Y si quieres, quedamos para la noche de los museos o para el día de antes o después. Sin problemas.

Un saludo,