Una música para leer esta entrada

Dos años contigo

3 de Octubre.- Querida lectora, querido lector: aquí estamos otra vez. Y van dos años. Tal día como hoy, empecé a escribir en este cuaderno.
Las razones para hacerlo fueron de índole práctica. En primer lugar, gastaba mucho tiempo escribiendo correos a mis amigos españoles y el blog era una manera de decirles a los de allá qué cosas estaba haciendo aquí de una sola vez. Entonces, no cabía en mi cabeza que nadie más pudiera estar interesado en mis aventuras. Por eso, en aquellas primeras entradas, hay muchísimas referencias a la realidad española de entonces. Unas referencias que, poco a poco, han ido desapareciendo. Para mí, España, es cada vez el país en donde paso mis vacaciones, en donde vive mi familia, en donde crece y abre los ojos a la realidad mi sobrina Ainara, tan presente en mi vida aunque estemos separados por miles de kilómetros.
En cuanto empecé a recibir comentarios y correos de gente desconocida, me di cuenta lentamente de que este blog lo leían personas cuya voz no he escuchado nunca. Esto dio origen a la segunda faceta –mucho más importante, en mi opinión- de este diario electrónico.
Cuando llegué aquí me encontraba muy solo. Nadie lo ha descrito mejor que mi compañero de curso de alemán, el mexicano, que, el otro día me dijo que, cuando llegó “sólo oía ruido”. Un ruido aislante, que no era solamente el desconocimiento del idioma, sino algo más. Era el no entender lo que estaba pasando a mi alrededor, el perder toda la red que cuando vives en tu país das por supuesta, y que te ancla a la realidad. No saber dónde tenía que ir para hacer tal o cual trámite burocrático (no saber ni siquiera que había que hacer tal o cual trámite burocrático), romper reglas no escritas, sutiles, sin darse uno cuenta; o tener que descifrar códigos que, por ser ligeramente diferentes a los españoles, eran tan inasibles.
Me di cuenta entonces de que este blog podía ser “una caja de la experiencia”.


-Paco-me dije- muy probablemente, quien se vea en tu situación tenga que pasar por las mismas cosas que tú pases. Si cuentas las soluciones que tú has encontrado, quizá le sirvan a alguien. Si son equivocadas, o engorrosas, o difíciles, quizá hasta les des la posibilidad de que, por eliminación, encuentren otras mejores.


No estoy seguro de haber hecho este blog tan útil como este programa sugiere, pero, día a día, y eso lo puedo asegurar, lo intento.
Por el camino, he aprendido a amar Austria que es, hoy por hoy, mi casa. Quiero a este país y a sus gentes. Y procuro hacerlo, siguiendo mi propio consejo, tal y como son, sin pedirles cosas que sé que no me pueden dar. Y, a causa de esto, el tercer motivo de escribir este blog es intentar establecer un puente de comprensión entre dos mentalidades que, siendo parecidas, están separadas por una barrera cultural más alta que los Alpes.
Me une a esta tierra un cordón umbilical de amor sin fisuras, y la visión de los campos austriacos, de sus ciudades, de sus gentes, de sus octogenarias férricas en bicicleta, me provoca una ternura que no puedo explicar. Poco a poco me he convertido en parte de estos valles, de este silencio, de esta manera de ver las cosas. También veo los defectos, pero trato de relativizarlos como se relativizan las faltas de nuestros familiares que son, quién lo duda, parte de nuestro corazón.
Desde el principio, tuve claro que, para integrarme, tenía que ser tan austriaco (o más) que los propios austriacos, y ese fue también (y es) uno de los objetivos de este blog: dar cuenta de mis investigaciones sobre “la austrianidad”; sobre qué piensan, qué comen y qué dicen los que yo aquí, con cariño no exento de ironía, llamo “los aborígenes”. El sentido del humor, como defensa, vino después. Integrarme no me ha supuesto, sin embargo, perder nada, sino enriquecerme con cosas. Una experiencia que, a ratos, ha sido dura, pero de cuyos resultados, y pidiendo de antemano perdón por la inmodestia, me siento más orgulloso cada día.
Quiero dejar para el final de esta carta de aniversario la mejor sorpresa que me ha traido este blog. La mencionaba un poco más arriba. Gracias a él he tramado relación con personas a las que, estoy seguro, nunca hubiera conocido de otra forma. Tú que me estás leyendo, por ejemplo. Y que quizá estés en España, en la misma Austria o al sur, en la cuenca del Mediterráneo, a lo mejor en las llanuras fértiles de Francia, en la efervescente América Latina, o en la boscosa América del Norte. Tus comentarios hacen que vea las mismas cosas desde otros puntos de vista, me hacen pensar y, en cualquier caso, saber qué estás ahí me llena de orgullo porque estoy convencido de que la altura y la anchura de un hombre se miden por sus amigos. Y mis lectores son todos amigos míos, puesto que con ellos comparto lo mejor de mí, que son estos textos que procuro limpiar y hacer presentables todos los días.
Por eso, por estar ahí y por leerme, te quiero dar las gracias por estar ahí, y quiero invitarte a que sigas pasándote por aquí de vez en cuando a ver qué se cuece en este rincón del centro de Europa.
Porque ahora, en este preciso momento, el futuro empieza a ponerse interesante.

18 comentarios:

Te de llimona dijo...

Hola Paco!

Pues celebro enormemente que decidieras escribir el blog. El sentimiento que transmites hacia Austria es casi de un aborígen... ¿Cuánto tiempo llevas ya allí?

Noema dijo...

Dos tiraditas de oreja al blog y ¡mi más sincera ENHORABUENA a ti, Paco!
Muchas GRACIAS por llevarnos cada día de la mano por Austria y, sobre todo, por abrirnos esa "caja de la experiencia" que tan íntima puede llegar a ser en ocasiones y donde encuentro tantos sentimientos experimentados y otros nuevos de los que aprender y enriquecerse.
Un abrazo muy fuerte y Herzlichen Glückwunsch!!!
Noema

Paco Bernal dijo...

Hola!
Gracias por vuestros comentarios.
A Te de llimona: voy a hacer en Austria tres años (Octubre es un mes de aniversarios) y la verdad es que me encanta Austria y soy muy feliz aquí a pesar de los pesares. El sentimiento es mútuo: yo también estoy muy contento de que me leas :-)
A Noema: Danke und alles Liebe! Gracias por la felicitación :-) Y me alegro de que hayas encontrado cosas que te hayan servido. Aquí seguimos, al pie del cañón jejeje
Saludos

Antonio dijo...

Para cumplir dos añitos escribes muy bien...
Enhorabuena y sigue contándonos cosas desde ese lado salvaje.

JOAKO dijo...

Creo que soy el último en llegar, me encantan los blogs de gente que vive fuera y me ayuda a entender la vida en esos sitios, leo mucho el de meiga en alaska, huelga decir de donde, este de Austria, de Italia, Australia, etc, Españoles por el mundo que dibujan un entorno en un idioma que me es comprensible, el nacionalismo se cura viajando... y ahora "navegando" también... gracias a gente como tú.

Ángel M. dijo...

Ánimo, Paco. Tienes toda la vida por delante. Y a ver si me enseñas a decir "con dos coj..." en alemán.

amelche dijo...

Yo empecé el blog pensando que lo iban a leer mis amigos "de toda la vida" y resultó que acabaron leyéndome desde Australia, Argentina, Irlanda, muchas partes de España... Alucinante cómo internet nos lleva a todo el planeta.

A mí me pasó con Irlanda lo que a ti con Austria. Sólo que, al final, como no encontraba trabajo para quedarme, me volví a España. Y, al final, me ha ido aquí mejor de lo que esperaba al volver hace cinco años.

Bueno, feliz aniversario y que cumplas muchos más.

Arantza dijo...

Feliz aniversario, don Paco. No sé si se clasifica en la utilidad, pero leerte es un placer, ergo, tu blog proporciona un servicio público incluso a los que no pensamos vivr en Austria. Por cierto, me he dado cuenta de que respondí a un comentario tuyo, no ha sido mi intención ser maleducada, pero me he impuesto un límite de "antigüedad" de los comentarios a responder, últimamente no doy para todo... pero sigo leyéndote todos los días. Aunque no comente mucho. Besazos canadienses.

Arantza dijo...

Erratilla: quería decir que NO respondí a un comentario tuyo.

Tu Vecina Day dijo...

Hola Paco,
Ante nada Un abrazo y una Felicitación por tu Cumpleblog! que es el que te ha llenado de tantas satifacciones y luego al trasmitirlas,les llenas a quienes te leen.

-En particular me ha llamado mucho la atención el sentimiento a este país que vivo en tus letras al leerlas,y la satifacción que te produce estar aquí,me siento acompañada de alguna manera en esas sensaciones escritas y es muy agradable.

-Una anécdota:hace un tiempito conocí por este medio(el escribió en mi emailadresse) un escritor venezolano muy famoso allá jeje y me preguntó que hacía yo aquí ect ect(en Tirol)aparte de cantar Jodeln jaja,ya que necesitaba info para vivír aquí.

-Le respondí que había decidido hacer un retiro espiritual en una montaña bien alta para curarme de los venezolanos allá en Viena jiji que "echaban muucha broma" jaja.Menos mal que el Sr escribe humor y satira,si no,el no hubiese entendido este mío que se me pegó de tanto vivír en estos lares.;-)

PD:El retiro lleva 6 años más aqui en Tirol,así que ya más o menos cúal gitana puedo ver en mi bola de cristal,que como tu dices que "irás al pie del cañon" sin duda en unos 20 añitos más jajaja.El amor incondicional y sincero todo lo que se hace logra todo en esta vida.

Un abrazo.

Tu Vecina Day dijo...

pd:se me olvidó escribír que fuerón 10 años allá en Viena antes de venír aquí a Tirol ;-)

Paco Bernal dijo...

Hola a todos! Gracias por vuestros comentarios.
A Antonio: lo que pasa también es que para tener dos años me conservo fatal, compañero jajaja. Ya tengo canas y eso jajaja. Muchas gracias por estar ahí y por acompañarme por el lado salvaje.
A Joako: !Qué razón tienes, compañero! El nacionalismo se cura viajando. No hay experiencia que produzca más vergüenza ajena (y sé de lo que hablo) que ver desde un país extranjero una tele autonómica. Da una sensación de paletez...Que no se puede más. En fin. Muy bienvenido y gracias también por estar ahí :-)
A ángel m. Hola! Bienvenido! Lo preguntaré a algún aborígen, pero yo te diría que se dice "Mit zwei Eier" aunque la palabra técnica es Hode(n). Aunque me da la sensación de que esta apelación testicular es, mayormente, una cosa mediterránea. Otro tema para un post, Schimpfworter (tacos).
A Arantza: Hola! Muchas gracias por la felicitación. En cuanto al comentario, la verdad es que pinché en él por un error informático parecido al de Ana Rosa Quintana cuando copió...digo...Bueno, eso. No te preocupes jajaja :-)
A Day: la verdad es que es curiosa la afinidad que se produce entre gentes que tienen una misma experiencia (la de dejar el propio país, en nuestro caso); a mí Austria me encanta, la verdad, y no me cuesta nada quererla. Por cierto, que no conozco a muchos venezolanos en Viena. Dominicanos, sí. Peruanos, también. Pero venezolanos...Hasta ahora no me he topado con nadie (salvo contigo).
En fin, muchos recuerdos.
P.

tonicito dijo...

Paco, muchas muchas felicidades! Aunque últimamente no me deje ver mucho por los comentarios, te leo, aunque, macho, produces a tal velocidad que a menudo me veo obligado a hacer maratones de VD para ponerme al día! :D
En fin, que esta vez queremos ver qué tal la Lange Nacht en Salzburgo, pero prontito caerá una visitilla a la capital, a ver si esta vez podemos desayunar en "Le Bol" como es debido! ;)
Un abrazo de cumpleaños blogueril!
T.

myriam dijo...

GRACIAS PACO :)

Marona dijo...

Pues como ya te lo han dicho todo, yo te voy a cantar: Zum gebuuuurstaaag vieeeel Glüüüück... jejeje. Un abracito y gracias por seguir ahí.

Paco Bernal dijo...

Hola! Gracias por vuestros comentarios!
A Tonicito: estoy muy looking forward de ese desayuno en Le Bol :-) Y lo de la producción, es como la micebrina, un folio al día jajaja. Muchas gracias por estar ahí. Por cierto, al final, yo no fui a la lange nacht der museen esta vez. Estuve estudiando jaaa payo, qué complicá es la gramática australiaca esta jajaja.
A Myriam: de nada :-)
A Mar: Cuidate mucho tú también y gracias por leerme. Me he acordado mucho de ti estos días porque me he puesto las pilas con la cocina, y me están saliendo unos platos que, modestia aparte, y dado mi nivel, están riquísimos :-)
Abracetes

Luisru dijo...

Enhorabuena y ánimo!

Paco Bernal dijo...

Hola compañero! Y gracias. Me alegro de que se haya suspendido la asamblea. Un abrazo