(No es que me haya dado por los dibujos animados: es que la búsqueda "peligro nuclear" daba unas imágenes que ponían los pelos como escarpias)
Vuelta la Cursivamula al carro

(Martes y) 13 de Enero.- Queridas lectrices y queridos lectores: di que estábamos tan contentos porque los rusos nos habían vuelto a dar el gas cuando ahora van los eslovacos (presidentes de turno de la Unión, übrigens) y se ponen que, para no verse en otra como esta, van a volver a poner en marcha una central nuclear de cuando Lenin jugaba al Escalextric, al objeto de no depender de los gases de Gazprom. Ante esto, el ministro austriaco del temita energético ha tenido que saltar (no es para menos) y ha dicho que nein, que eso no se vale, porque en el contrato que Eslovaquia firmó para entrar en la Unión ponía expresamente que ese reactor, peligrosamente potencial y potencialmente peligroso, no se volvería a poner en marcha. De momento los eslovacos se han hecho los rusos (o sea, los que oyen llover). Veremos en qué para la protesta del ejecutivo vienés.
Esto de la energía nuclear es un tema que Austria, en su momento (primeros ochenta, si no recuerdo mal) y mediante referendum, dejó bien claro. Nucleares nein, danke.
Sin embargo, y generalmente con ocasión de un aniversario redondo del guateque de Chernobil, las revistas nos ponen el cuerpo malo recordándonos la cantidad de Chernobiles potenciales que nos rodean. Todos situados en esos países en que, si los tranvías son de hojalata, es mejor no imaginarse con qué materiales de chichiná hacían los reactores nucleares. Pavorosos gráficos en los que se explica que, de ocurrir una catástrofe, las radiaciones dejarían la torre Eiffel hecha una bengala fosforescente.
Ya tuvimos el año pasado un susto con una central eslovena que tuvo una fuga. Y sí: nos dijeron que no había pasado nada, que incidentes como aquel ocurren hasta en las mejores familias (de reactores) pero los de Milka, por si acaso, ya están mirando lo de la publicidad, por si en los Alpes salen terneritos con cinco patas (colega, da miedo hasta hacer coñas con el tema).

7 comentarios:

isabel maria dijo...

menos mal que tu padre no lee el blog que sino ya te hubiera dicho vente pa casa niño, un beso

vuelalto dijo...

Si da igual lo lejos que estes de los puntos oscuros...en todos los sitios cuecen habas.

Lo triste es que decidan cuatro gatos descerebrados, o estemos en manos de cualquier loco como ha demostrado la historia.

LA MADRE QUE LOS TRAJO!!!!!!

Marona dijo...

Estas cosas me dan tan mal rollo que voy a comentar sólo el título. Mi padre dice siempre "vuelta la burra al trigo", me ha hecho gracia leer tu versión :) ¡Besos!

aespa dijo...

Paco, si no te importa, te hago una corrección. Ahora son los checos y no los eslovacos, los presidentes de turno de la EU.

El problema que tienen los austriacos, y los que vivimos aquí, es que estamos rodeados de centrales nucleares (república checa, eslovenia) que cada dos por tres se averían.

cleira dijo...

Si, la verdad es una vergüenza como nos trata la clase politica, como si fueramos unos autenticos indocumentados e iletrados que no necesitan más que obedecer y pagar los impuestos, con los que intentan "salvarnos" de esta crisis.

JOAKO dijo...

y lo más absurdo del temita es que en realidad las reservas de uranio son muy escasas, y curiosamente están en los mismos lugares en donde está el gas...

Paco Bernal dijo...

Hola a todos y gracias por los comentarios. Perdón por haber tardado un poquito en contestarlos, pero es que tengo mucho trabajo y francamente no doy abasto.
A mi madre: hija, si tiene que pasar algo, pasará aquí o pasará allí.
A vuelalto: me remito a lo anterior. Lo malo es la poca cabeza que se gastan estos políticos, hija. En fin...La madre que los trajo (y la que los educó, que también tenía su delito).
A Mar: probablemente tu madre tendrá razón y la mula volverá, mucho más lógicamente, al trigo. Creo que me voy a reformar :-) Besos
A Aespa: bienvenido. Qué sería de mí sin mis lectores. Tienes toda la razón en la corrección. Dios quiera que no pase nada. Hoy he comprado un libro sobre Chernobil que pone los pelos como escarpias.
A Cleira: esto que planteas tiene su profundidad y su trascendencia. Los políticos no son gente separada del común, salen del pueblo. Magdalena Alvarez, por poner un ejemplo, es una señora normal. A su madre en la maternidad no le dijeron: "Ha tenido usted una política". O sea, que quizá habría que pensarse lo que votamos...Digo yo. En fin, que tienes toda la razón.
A Joako: a mí tanta insistencia en que, de pronto, la energía nuclear es la repanocha, ya me huele a chamusquina, ya...
En fin. Saludos a todos.