Nieves y bienes

¿La locomotora de la economía austriaca?


3 de Diciembre.- San Francisco Javier. En Viena no para de nevar, hasta el extremo de que la municipalidad ha tenido que empezar a tomar medidas. Las zonas de aparcamiento corto (o sea, aquellas, como mi barrio,  en las que el aparcamiento está limitado y tarificado por tiempos) han sido anuladas hasta que mejoren las condiciones meteorológicas–más que nada para que quienes tengan problemas de movilidad con su coche puedan dejar el vehículo (tirado) y continuar a pie o en trineo- y la autopista A21 ha sido cerrada para camiones, al objeto de que no se reproduzcan los atascos monumentales de la semana pasada. En Schwechat no ha habido problemas, eso sí. Los aviones han continuado aterrizando y despegando como si hiciera un sol de justicia.
 
Mientras tanto, durante esta semana pasada, los despachos de los políticos de esta nación no han necesitado radiadores. En el Parlamento junto al Ring (que pronto cambiará de sede transitoriamente, porque el augusto edificio va a ser sometido a un exhaustivo saneamiento) se han estado debatiendo las cuentas públicas para el año que viene. Según los últimos datos, el estado de las finanzas públicas austriacas no es precisamente boyante pero sí envidiable con la que está cayendo. La economía crece y, antes de ayer, se conoció que el mercado laboral austriaco está batiendo todas las marcas de personas empleadas. Sin embargo, el Ejecutivo vienés y, por delegación, su ministro de economía y vicecanciller, Herr Josef Pröll, han presentado unas cuentas bastante restrictivas en las que se han introducido recortes que afectan a partidas que, es lógico, la oposición considera intocables.

Una insignificancia si pensamos en los durísimos ajustes que está teniendo que hacer el Gobierno español y el chocolate del loro si uno prefiere fijarse en las duquitas que van a pasar los irlandeses para que los mercados no les vuelvan a dar estopa. En resumen, las cuentas públicas austriacas se contraerán en unos puntos porcentuales y el gabinete presidido por Faymann está fajándose a fondo para dar la impresión de que, a pesar de las economías, los de 2011 son unos presupuestos consensuados (durante el último par de meses, Faymann, Pröll o cualquiera de sus adláteres se han reunido con todas aquellas partes afectadas para las que han conseguido encontrar un interlocutor). Sin embargo, la oposición, muy en su papel, insiste en presentar las cuentas austriacas para el año 2011 como un cúmulo de despropósitos y de decisiones arbitrarias más propias de una república bananera que de una de las piezas claves de la Unión.

A falta de revelaciones de Wikileaks con las que lapidar al Gobierno o destaparle las posaderas a alguno de sus componentes, la oposición se ha puesto a sacarle partido a los recortes a la ayuda familiar, a las cirugías practicadas a la Pendler Pauschale (que es un ayuda que el Estado austriaco da a todos aquellos trabajadores que laboran a unos kilómetros de su residencia habitual –sí,paréntesis dentro del paréntesis, hay paises en donde eso existe: se cierra paréntesis-) o, y esto ha escocido, a los recortes en el presupuesto educativo que afectarán, entre otras, a la asignatura de ética que se imparte como alternativa a la de religión (cualquiera que sea esa religión). A pesar de que  la ética es una materia muy solicitada (recordemos que la Iglesia, en Austria, es cada vez más un país para viejos, como en casi todas partes) no parece haber dinero para formar a más docentes de los que ya hay, por lo cual han menudeado los ayes de los directores de institutos lamentando la falta de oferta que se producirá presumiblemente de aquí a unos años.

De fondo, sin embargo, late un problema estructural que también aqueja (y de qué manera) a la economía española: los länder austriacos (nuestras comunidades autónomas) gastan sin mucho control debido a un número de razones pero, sobre todo (como en nuestras comunidades autónomas) al deseo de los políticos locales de congraciarse con el paisanaje –populismo-  que les lleva a tirar con pólvora de rey. O sea, con dinerete que es del Estado el cual para ellos no tiene fondo y sí mucha obligación de dar. Lo que se le pida.

2 comentarios:

Chus dijo...

Con un poco de retraso, pero es que yo soy noctámbula. Muchas felicidades en el dia de tu santo. Nosotros también estuvimos de santo, mi marido se llama como tú.

Un abrazazo en este día especial.

lolibel dijo...

Felicidades también por tu santo o cumpleaños,8 de octubre creo,y decirte que las noticias las resumes muy bien y así da gusto. Un abrazo.Los paisajes ahí son muy bonitos ,pero yo no podría vivir sin sol.