Samantha Fox y los villancicos

La cantante (?) britántica Samantha Fox, la cual, ya desde su juventud, parecía una candidata segura a padecer afecciones cervicales

23 de Diciembre.-  Aprendí a odiar los villancicos desde mi más tierna infancia.

Es más, al capullo que escribió lo de “la nochebuena se viene, la nochebuena se va y nosotros nos iremos y no volveremos más”, a pesar de ser yo un hombre contrario a toda violencia, le colgaría del pino más próximo a su domicilio.
 
Sin embargo, este año se ha producido un hecho curioso. Para competir con el chorreo inclemente de gilipoyeces navideñas anglosajonas (que si el reno de la nariz roja de los pelenguendengues, que si el gilidoors de Jorge Miguel cantando lo de que la última navidad le regaló su corazón a su churri y que la muy ingrata –bueno, según las últimas noticias, el muy ingrato- le puso los cuernos al día siguiente, festividad de San Esteban, etcétera) puse el otro día mi único cd de villancicos españoles.

Son villancicos flamencos y, como tales, probablemente tendrían para otro el aroma acre de las gasolineras y traerían a la retina, más que estampas de nacimientos, la imagen de un calendario de Samantha Fox enseñando las ubres (por aquel refrán tan bestia que teníamos en mi mocedad sobre aquellos apéndices mamarios que la mano no es capaz de abarcar).

El caso es que, mientras planchaba escuchando a Manolo Escobar, a Perlita de Huelva y a Rumba 3, sucedieron un par de cosas a) Se me cayeron un par de lagrimones –uno es muy sentido- y b) Me di cuenta de pronto de que los villancicos españoles, a diferencia de los que yo oigo aquí, son piezas de literatura popular de una enorme belleza por su sencillez.

Desde entonces, como si los oyera por vez primera, he empezado a redescubrir maravillado los villancicos de mi infancia y canto la tercera estrofa de Los Peces en El Río más que confortado.

¿Hay algo más bonito que esto?

La Virgen va caminando
Va caminando Solita
Y no lleva más compaña
Que el niño de la manita

¿Y qué decir del “Dime niño”? ¿Hay una versificación más depurada, más redonda que esta?

Dime niño de quién eres
Todo vestidito de blanco
Soy de la Virgen María
Y del Espíritu Santo

También sucedió ayer que quise enseñarles a mis alumnos precisamente estos villancicos y que, tras cantarlos, me hicieron la observación (bien cierta) de que, melódicamente, son relativamente complejos. No es fácil cantar bien “Dime niño”. Hace falta un registro de voz medianamente amplio para ir de la Virgen María al Espíritu Santo (para mí, barítono, me cuesta mucho sostener los tonos bajos del Espíritu Santo).

5 comentarios:

lolibel dijo...

Pienso lo mismo que tú de ese desafortunado villancico,y la samanta parece que lleva dos zambombas en vez de tetas. Feliz navidad y espero les enseñes algún villancico español a tus alumnos a ser posible flamenquito para bailar y hacer palmas con mucha alegría y lo acompañeís con turrón y champán o vino de aquí y que entreís en calor en ese frío mundo vienés.Un abrazo.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

No se si es peor el villancico de marras o la foto de la presunta cantante.

Anónimo dijo...

La presunta cantante ha vendido más de 30 millones de discos y muchos de sus singles han estado el top 10 de las listas europeas y norteamericanas. Infórmate antes de hablar. Salu2

amelche dijo...

Sí que son un poco complicados a veces los villancicos. Sobre todo, para los extranjeros, tener que cantar: "ropopompom" repetido varias veces es una putada, con perdón. Porque las erres se las traen.


Además son de una cotidianeidad increíble: te presentan a la Virgen María peinándose, lavando y tendiendo en el romero, los pajaritos cantando, el romero floreciendo...

Pero muy poéticos también:


"El camino que lleva a Belén
baja hasta el valle que la nieve cubrió,
los pastorcillos quieren ver a su rey,
le traen regalos en su humilde zurrón."

Y un poco bestias también:

"Beben y beben y vuelven a beber
los peces en el río
por ver a Dios nacer."

¿Los pobres peces no explotan de tanto beber?

Pero el colmo es este:

"Al chico de mi portera, tera,
hoy le han traído en camilla, illa
por pedir el aguinaldo
al tendero de la esquina."

Paco Bernal dijo...

Hola a todos:

Gracias por vuestros comentarios.

A Lolibel: el lema de este blog es un trozo de "El emigrante", de Juanito Valderrama: "Yo soy un pobre emigrante, y traigo a esta tierra extranya, en mi pecho un estandarte con la alegría de Espanya". O sea, que yo procuro que hagan palmas todo lo que puedo jajajaja. Besos

A Gonzalo: es una de las pocas fotos que he encontrado en Google en donde la muchacha no estaba mostrando sus encantos (que luego hay que poner el aviso de contenido no apto para menores jajaja). La foto es, de todas maneras tiene miga, en eso te doy la razón jajaja.

Al comentarista anónimo: te tengo que confesar que, cuando he leido tu comentario, si me hubieran pinchado no me hubieran sacado sangre !Samantha Fox tiene fans! De todas maneras, cuando uno tiene un ídolo, aunque ese ídolo sea, como Mrs. Fox es, una pasión totalmente culpable -estaremos de acuerdo en eso- uno tiene el deber de gritarlo a los cuatro vientos. Uno tiene que hacer proselitismo, hombre. O sea, que hay que firmar con el nombre de uno. Saludos, en cualquier caso.

A Amelche: tienes toda la razón, lo del porompompón es una putada (con perdón otra vez) pero es bonito lo de las situaciones cotidianas.

Feliz navidad