El clown Enrico cumple 70 primaveras



7 de Abril.- Hoy, cumple setenta años un actor muy querido por los niños austriacos de mi generación: se trata del intérprete alemán Heinz Zuber, que nació, tal día como hoy, en Alemania, en la frontera franco-suiza en Basel.


Según las informaciones biográficas que rezan en su página oficial, Herr Zuber ha tenido una vida de lo más entretenida: en 1960, cuando contaba con dieciocho años, tras terminar sus estudios como agente comercial, Zuber se marchó a París, en donde se inició en la bohemia de la apasionante capital francesa; al tiempo que trabajaba en los oficios más diversos: como becario en una empresa comercial, caricaturista en Montmartre o guía turístico.

En esta época inicia también sus estudios teatrales en una escuela de pantomima en París y descubre el templo de la chanson francesa: la sala Olympia, a la que acude con frecuencia y en donde ve a los más grandes de este género que hizo de Francia la admiración de Europa. Nombres que hoy han adquirido estatura mítica, como los de Piaf, Becaud, Aznavour, Josephine Baker, Marlene Dietrich, y tantos otros.

Entre 1963 y 1966 obtiene una plaza para estudiar en el Max Reinhardt Seminar (situado, curiosamente, frente al palacio de Schönbrunn,en Viena) y empieza a actuar con gran éxito en los escenarios de la capital del Danubio. Entre ellos, el del Burgteather, a cuya prestigiosa compañía pertenece Zuber desde 1972.

Pero la popularidad le llegará a mediados de los setenta, a través de la emisión de la ORF Am Dam Des, que comienza el primero de abril de 1975 y termina en 1993.

Am Dam Des era un espacio de la ORF pensado para aquellos niños que no tenían posibilidad de asistir al Kindergarten. Así pues se trataba de una especie de “guardería virtual” en la que los niños eran entretenidos con juegos y sketches en los que se les enseñaban los primeros rudimentos de los colores, las formas y las letras. Había también un informativo (mini Zeit im Bild) en el que se comentaban las noticias para que los chavalillos pudieran entenderlas.

En Am Dam Des, Zuber desempeñaba el papel del payaso Enrico Emmanuel Theobaldissimus Fillissi Maximo, obviamente abreviado al mucho más manejable, Clown Enrico. A través de su personaje, Zuber daba el contrapunto cómico de la emisión. Como todos los personajes de éxito, el clown Enrico tenía un gag. Sus canciones siempre eran precedidas por una frase: “Soll ich sagen? Ich sag nicht” (Digo algo? No, no digo nada) o sea, “mejor lo canto”.

A través de su personaje, Zuber conectaba con los niños convirtiéndose en un niño más. El propio actor, que frecuentemente escribía sus textos, ha llegado a confesar más tarde que muchas de las cosas que decía el clown Enrico estaban extraidas de sus propios recuerdos de infancia, en la dura posguerra mundial. El pequeño Zuber pensaba que en el aparato de radio de su casa (entonces, la fuente principal de la fantasía) vivían personas de verdad; o recordaba cuando cantaba en el baño de su casa, porque “sonaba mejor”.

En la actualidad, Herr Zuber continúa con su carrera teatral y en una entrevista radiofónica que he escuchado esta mañana, ha confesado que su pasatiempo principal es estar con sus amigos y, como a todo buen austriaco (aunque sea, como él, de adopción) le chifla hacer senderismo.


Para aquellos curiosos aquí (http://www.heinz-zuber.com/) pueden ver la página oficial del actor y aquí (http://www.clown-enrico.at/) la web del clown Enrico.





Foto: Heinz Zuber (foto: APA)