Consejos para escribir bien

Escribir es, ante todo, una cuestión de entrenamiento (Archivo Viena Directo)

1 de Septiembre.-
-¿Viena Directo Servicio Público, dígame?
-Buenos días.
-¿Otra vez usted?
-Perdone.
-No, no. Para eso estamos. Dispare.

-Verá es que, usted que tiene tanta labia ¿No podría…? En fin: que necesito unos cuantos consejillos para escribir bien.
-Para eso no hay consejos que valgan, oiga.
-No me diga eso, que me desespero.
-Además, no creo que yo sea un modelo a seguir.
-Bueno, experiencia no me negará que tiene.
-Ya, pero quien se arriesga a dar consejos sobre eso, corre el riesgo de que le tomen por pedante.
-Usted ya lo es un rato largo.
-Mire que le cuelgo.
-Era coña.
-Bueno: hagamos una cosa. Yo le explico los trucos que uso yo, y luego, si le interesan y le sirven, los aplica ¿Estamos?
-De acuerdo. Entremos en materia.
-Pues mi primer consejo puede parecerle una perogrullada pero, para escribir bien, lo mejor es escribir mucho. Escribir es, ante todo, una cuestión de entrenamiento. La práctica hace maestros, que dicen en Viena.
-¡Pero si yo ya escribo mucho!
-Pues entonces va usted por el buen camino. Sigamos: lo siguiente es leer. Pero no cualquier cosa y no de cualquier manera. Como dice el viejo refrán, Copyright quiere decir “Copia bien”. Busque usted modelos a quienes parecerse y luego, estúdielos. Desarrolle sus propias fobias. El buen gusto, recuérdelo siempre, es la capacidad de decir “no”. Lea, pero con conocimiento. Pregúntese ¿Cómo está hecho esto?
-Vale. Me lo apunto.
-Otra cosa que es muy importante para escribir es utilizar el sentido común. Todo el que se tenga es poco. Transfórmese en el lector más crítico de sí mismo y busque, incesantemente, las incongruencias y todas aquellas cosas que puedan despistar a sus lectores. Como por ejemplo, mezclar tiempos verbales en el mismo párrafo, o narrar antes (involuntariamente, por supuesto) cosas que ocurrieron después.
-Parece fácil.
-Y lo es. Sólo hay que tomarse un poco de tiempo.
-¿Algo más?
-¡Tantas cosas! Por ejemplo esta que yo creo que es muy importante: escribir es corregir y corregir, oiga, es dudar. Dudar mucho. Siempre que lea un texto suyo, piense: “Esto, ¿Se podría decir mejor?” (y mejor aquí significa más corto y más eficientemente). Si ya ha encontrado su modelo, puede reformular esta pregunta con “¿Cómo lo diría Fulanito?” (ponga aquí al escritor que más le sulivelle).
-A mí me sulivella, como usted dice, Clarín.
-Hombre, no se puede decir que sea de los novísimos, pero mejor eso que Ray Loriga.
-¿Qué tiene usted contra Ray Loriga?
-Ya sabe: manías personales. Pero principalmente que todos sus textos suenan como si fueran traducciones.
-¿Y eso es malo?
-Sí, sí, y sí. Luche con todas sus fuerzas contra la impersonalidad, contra la palabra inútil que no quiere decir nada, contra las muletillas. Desarrolle trucos.
-¿Qué trucos?
-Por ejemplo, lea en alto lo que ha escrito antes de publicarlo, imprimirlo, entregarlo, o lo que quiera que sea. Le servirá de mucho, créame. Tendrá usted más posibilidades de escribir lo que los informáticos llaman “bugs” (bichos): repeticiones, rimas internas, cacofonías…El ritmo de la voz le dará, por ejemplo, el lugar en donde colocar los signos de puntuación (cualquier texto es una partitura)…
-¡No vaya tan deprisa, que me aturuyo aturullo!
-¿Lo tiene todo?
-Bueno, eso creo.
-Pues ahora, tírese a la piscina. Nade. Entrénese. No hay otra.
-Gracias.
-De nada. A mandar.

5 comentarios:

miren dijo...

Vale.Me lo apunto.
Siempre nos queda "La Regenta",verdad?.
Saludos.

Jose Vte. dijo...

Todos los consejos son buenos, gracias Paco

Paco Bernal dijo...

Hola a los dos:

Gracias por vuestros comentarios.

A Miren: La Regenta es una maravilla :-)

A Jose Vte. Nada, a mandar :-)

Saludos

Anónimo dijo...

Hola, Paco.

Con ánimo constructivo, indicar que la ortografía correcta es "aturullar" o "aturrullar".

Un saludo.

Paco Bernal dijo...

Por Dios! Qué horror.
Gracias. Lo corrijo en un pispás.

Un saludo