Feliz cumpleaños, Ainara

21 de Agosto.- Queridos lectores: media Comunidad Autónoma de Madrid se encuentra revolucionada porque, aprovechando que mi sobrina cumple hoy UN AÑAZO, mi hermano (el contador de caballeros alopécicos) y su mujer, han decidido celebrarlo con un fiestón en el que correrá la fanta a raudales y cantaremos todos la barbacoa (o barbequiú).
Asimismo, esta efemérides, será la excusa para que la niña entre en la asamblea de los hijos de la iglesia (católica) mediante el correspondiente bautizo que el sacerdote de su pueblo ha adelantado media hora sobre el horario previsto, debido a no sé qué deber irrenunciable.
Antes de seguir, me gustaría responder a una reiterada duda que me plantean mis lectores: desde aquí afirmo que, aunque yo me aproveche de su corta edad para explotarla literariamente (siempre, siempre, en su beneficio): Mi sobrina Ainara existe y no es ficticia. O sea que es una criatura hermosísima y superlista. La alegría de su hogar, vaya.
Sigo: a la fiesta del bautizo acudirán casi cincuenta personas (su tío entre ellas, sorteando todos los peligros de la aviación civil si Dios quiere, avemaríapurísima). Dada la tradición taurina de las fiestas de nuestro pueblo –que yo glosaba aquí hace días en un post dedicado a Georgie Dann- y ante la cantidad de vasos de cubata y de platos de plástico que la feliz abuela de la criatura ha comprado en los chinos, se han desatado las especulaciones e, incluso, hay vecinas igual de lanzadas que de cotillas, que le han preguntado a mi señora madre:


-Qué, Isabel, ¿Preparando lo de la peña?


Pensando que dicha madre estaba planteándose fundar una de esas asociaciones lúdicas que, so capa del interés taurino, sirven para que los mozos de mi pueblo y los limítrofes se pongan de vino y desparramen con la excusa de honrar al Cristo de los Remedios.
Yo, por mi parte, ya estoy pensando en los libros de bolsillo que me voy a comprar (no me llega mi sueldo de parado para los de tapa dura) y en los devuedés que me voy a meter en la maleta que, ex profeso, llevo vacía. Porque mis excursiones a España no sólo tienen un matiz familiar y festivo, sino también, por qué no, cultural. Porque yo, como diré en cuanto Babelia me dedique el primer artículo: “antes que escritor, soy un buen lector”. Una frase que en estos contextos cultos, queda que te cagas.
En fin, amigos y amigas, aprovecho para felicitar a mi sobrina por su primer año en este mundo (un año que ha aprovechado muy bien) y para desearle a mis lectores un día genial también, por qué no. Hoy puede ser uno grande. Plantearoslo así.
(La de Kenny Rogers y Dolly Parton se la dedico a mi sobri como antiguamente se dedicaban las canciones en la radio, por el día de su cumple).

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahhh, un añito, feliz cumpleañosssssssss. nuria

Arantza dijo...

Tus gustos musicales euh, eclécticos, no dejarán de sorprenderme. Dale un abrazo a la sobri, tú que puedes. Yo, mientras no termine los estudios, me temo que volveré a ver la mía cuando se ponga tacones.

Paco Bernal dijo...

Hola a las dos!
Muchas gracias por los comentarios.
A Nuri: muchas gracias por la felicitación. A ver si puedo hacer por vernos. Pero la cosa va a estar difícil Besos también a tu santo esposo y a tu niña.
A Arantza: mis gustos musicales son eclécticos,la verdad, de la copla al blues pasando por la ópera y Abba. A mí me mola todo. No puedo, eso sí, con el jevi, ni con el tecno en sus diferentes variedades. Eso...Posnó, la verdad.
Y de lo de tu sobrina...Pues, seguro que ahora, con lo adelantados que van los niños, ella va a verte antes de ponerse tacones. Ya verás como sí.
Besos mil,
P.

myriam dijo...

Feliz cumpleaños Ainara! de parte de una completa desconocida :) besis!