Así han reflejado los periódicos aborígenes las explosivas declaraciones de la mujer del jefe del Estado español (www.kurier.at)
La Reina tiene opiniones

31 de Octubre.- Su Majestad la Reina Doña Sofía tiene opiniones, según un libro presentado ayer en España y del que es autora la periodista Pilar Urbano.
Esta señora, de acendradas creencias religiosas, ya fue la autora de una biografía de la soberana que, bajo el título La Reina, publicó Plaza y Janés en aquellos tiempos del cuplé. A su vez, este libro era la respuesta al libro El Rey que, en su momento, la misma casa publicó también con la firma de Jose Luis de Vilallonga.
Vilallonga no le tenía mucha simpatía a Pilar Urbano –en sus memorias dice que deja a la Reina Doña Sofía “a la altura de una maruja de Chamberí"-; sin embargo yo leí el libro sobre la reina porque tengo que reconocer que Pili me entretiene de la misma forma que Vilallonga lo hacía. Jamás tiene uno que leer dos veces la misma frase para sacarle el sentido.
Es la literatura All-Bran: tal cual entra, así sale.
Es comprensible que el libro de Urbano (La Reina) fastidiase a Vilallonga que era, dentro de su estilo, muy partidario de elevar el nivel de los personajes a los que retrataba. En sus memorias, el Marqués de Castellvell reconoce sin pudor que, muchas de las entrevistas que hizo (algunas a personajes famosos, pero de pocas luces) estaban aliñadas con citas célebres sacadas de esos libros que se tienen en el baño para esos momentos en los que la prioridad es la relajación intestinal.
Urbano en cambio contagia a sus personajes (el juez Garzón, Mohammed Atta, la Reina Doña Sofía) de la grisura de peluquería del Barrio de Salamanca que ella misma exuda, y que la hace llamar “aeromozo” a lo que, de toda la vida, se ha llamado azafato. Y es que la ultracorrección puede ser también una de las formas del mal gusto.
En su último libro, La Reina de Cerca, Pilar Urbano pone en boca de la soberana una serie de opiniones con sospechoso aroma a sacristía. No sería extraño que la Reina, una señora septuagenaria, opinase en privado según qué cosas (como no sería extraño que, entre sus aficiones, estuviera ver “Sin tetas no hay paraiso”); lo raro es que una mujer que se ha caracterizado hasta el momento por el bajísimo perfil de sus manifestaciones públicas haya aprovechado el principio de su octava década de vida para despacharse sobre lo humano y lo divino, como si el mundo se fuera a terminar mañana por la tarde.
A primera hora de ayer, las redacciones quedaron inundadas por unas palabras en las que la soberana, utilizando unos diminutivos de catequista, expresaba su desprecio por los jóvenes que habían quemado fotos suyas en Barcelona, o por los caricaturistas que habían dibujado a su hijo y a su nuera en pleno intento de conseguir la subvención que el gobierno da a quien traiga un españolito al mundo para que se le hiele la sangre. En contra de su habitual actitud de geisha y, como dicen los franceses, en dépit du bon sens, la Reina hacía sarcásticos comentarios –que han levantado ampollas- a propósito de los gays que celebran su desfile reivindicativo anual, poco menos que animando al personal a que se echase a la calle para celebrar el Orgullo Machote y la jornada del Rosario en Familia.
No tendría nada de raro que la Reina tuviese, en privado, estas opiniones, pero repito: lo que a mí me ha rechinado muchísimo es que hubiera dado su beneplácito para que se publicasen.
Por la tarde, tras la presentación oficial, vinieron los desmentidos de la Casa Real.
¿Mala política de comunicación? ¿Retroceso brusco ante el revuelo causado? ¿De verdad se leyeron el libro antes de dar un placet, o se lo entregaron a un becario que pasó mucho?

6 comentarios:

amelche dijo...

Veo que hasta ahí ha llegado "el escándalo". Pues yo, ¿qué quieres que te diga? No estoy de acuerdo en muchas cosas que dice la reina, pero olé sus ovarios por dejar de ser hipócrita y decir lo que piensa de verdad. Yo creo que, a los 70, se ha cansado ya de tanto paripé y se ha destapado. Porque, si no es cosa de la edad, ¿qué le echan al té que se toman estas señoras? Si hasta Pilar Urbano parecía un clon de la reina, con el mismo peinado y todo, en la presentación del libro.

Te de llimona dijo...

Lo siento, pero no estoy para nada de acuerdo con que una persona que representa que está en la cúpula del Estado (es una representante al fin y al cabo) haga este tipo de declaraciones públicas, de menosprecio hacia ciertos colectivos. Ellos son mantenidos por todos nosotros: tanto lo que son de derechas como los que somos de izquierdas. Abajo mil veces la monarquía. No me extraña que piense lo que piense ya que es una institución absolutamente rancia y obsoleta, a mi entender.
Un abrazo, Paco!

Alberto dijo...

Me encantó que se publicaran las opiniones de la reina. Mas aún que lo haya hecho a traves de la Pili. Demuestra el nivel de raport que establecen entre ellas. A ver si de una vez en este país cae el mito de lo discretos, austeros y majos que son en la casa real.
Un afectuoso saludo de los madriles.

CioN dijo...

es quela ha liado bien nuestra querida reina. Aunque dicen que "se han malinterpretado". Claro, como no ha gustado..

Paco Bernal dijo...

Hola a todos:
Gracias por vuestros comentarios.
A Amelche: es que aquí siguen con mucha atención a nuestra familia real (igual por cierta nostalgia); en cuanto a las declaraciones de la reina y todo este asunto no creo que haya sido una decisión propia tanto como un gol que Pilar Urbano les ha metido. Por otra parte, a mí no me pillan de sorpresa las declaraciones de la reina, que es una señora mayor y muy católica. Pero me parece que hablando ha perdido parte de su misterio y que, su oficio, como el de los actores, se asienta en él.
A Te de Llimona: a mí la monarquía ni fú ni fá, pero creo que con el Rey pasará lo mismo que con el Papa Juan Pablo II. Cuando muera, gran parte de la población española sólo habrá conocido este rey, y el que venga será un señor disfrazado con medallas y corona (aunque sea hijo del muerto). Me parece que el rey, en su momento, hizo el papel de un político sagaz aunque con la UE, los reyes (no sólo los nuestros) tienen cada vez menos sentido si no es como representación del país. En este sentido: aunque parezca mentira, los reyes son una gente que tiene una gran importancia económica. Gracias a ellos se habla de España. La notoriedad de la marca es actualmente muy importante. Tampoco creo que sea cosa de montar una guillotina en ninguna parte :-) Saludetes!
A Alberto: Lo primero, un cordialísimo saludo también y bienvenido. El mito al que aludes es el fruto de años y años y años de tratamiento privilegiado por parte de los medios y también, por qué no, de que ellos, salvo meteduras de pata como la presente, han llevado la mejor política de comunicación del país. La labor de Fernández Campo al frente de la institución fue ejemplar, por ejemplo. La cosa se empezó a torcer a partir de lo de Eva Sannum, creo yo. Por supuesto, no hay que dejar de tener en cuenta que la industria del periodismo rosa se encuentra, en este momento, en una crisis honda de crecimiento y no te quepa duda que se están lanzando a territorios hasta ahora inexplorados por intocables: la familia real y sus alrededores, por ejemplo. Repito que, en mi opinión, la familia real es importante porque, gracias a ellos, se habla de España fuera (y generalmente muy para bien, dado que los reyes, fuera de España, tienen una reputación inmejorable). España necesita, hoy más que nunca, de esa propaganda. En cuanto a lo demás: yo he visto al rey personalmente y, a pesar de lo que opino de la institución, no puedo dejar de decir que es un señor con un gran encanto personal; la reina es más distante. No sé qué pasará en el futuro, pero creo que antes de eliminar la monarquía, habría que pensar en las consecuencias un tanto friamente.
A Cion: una calurosa bienvenida también: coincido contigo en que han reculado con un desmentido más bien chapucero una vez han visto que las declaraciones no han gustado.
Saludos a todos,
P.

JOAKO dijo...

Interesantisimo post, como se ve esto por esos mundos. Yo creo que se le ha escapado de las manos a la casa real, Pilar Urbano es del Opus y como todos los "radicales" intenta que los "notables" caigan de su lado, pero no se ha conformado con decirlo en "petit comite", ella les ha colado un golazo a la casa real, porque sino no lo entiendo, una casa que se caracteriza por lo tibio y lo "políticamente" correcto y que encima tiene la legislación, la sociedad y la prensa de su lado, y...¡ha metido la pata hasta el corbejón! puesto que por más que lo miro no le encuentro, ni sentido ni beneficio de ningún tipo a estas "declaraciones".
Alguién se acuerda de lo que le paso al presntador Catalán de televisión Miki Moto por hacer un chiste de dudoso gusto de la infanta "tonta" en su programa, y lo que me pareció aún más grave, lo que posteriormente le paso al Gran Wyoming por no ignorar la noticia como hicieron los demás. Ahora hay una campaña de medios en toda regla para "limpiar" a la reina despues de la metedura de pata, y que todo vuelva a ser lo que fue, Fernandez Campo (que es un sieso), estará tirandose de los pelos, aunque estoy seguro de que en "petit comite" está de acuerdo con las declaraciones, pero una cosa es una persona y otra muy distinta un rey.