Colonia 0

24 de Febrero.- Un Oscar después (felicidades Penélope, paisana), ya estoy aquí. Acabo, como quien dice, de aterrizar. Vengo traumatizadito perdido. Y para que mis lectores (vienadictos y vienadictas del ancho mundo) puedan apreciar convenientemente el sacrificio que hago en bien de su ilustración, pondré el material musical al que he estado expuesto durante los últimos cuatro días. Mis sufridos lectores comprenderán, después de una breve audición de prueba, que he necesitado ingentes cantidades de Kölsch (el único dialecto que se bebe) para poder resistir el verme empujado a agarrarme del bracete de Coloneses y Colonesas y hacer cadenetas interminables.
Empezaré con la inefable Marita Köllner, y su Denn Wir Sin Kölsche Mädcher (Somos Chicas de Colonia)

A la quinta vez que escuchas esta tonadilla a un volumen ensordecedor, abofetearías a esta mujer sin provocación previa (calcúlese una vez cada media hora durante cinco días). Pero las hay peores. Un poner:

Joanna, du geile Sau (literalmente, "Joanna, cerda cachonda", pero traducido libremente, "Joanna, tía buena"). En el estribillo, sin duda, una de las perlas, qué digo perlas, zafiro, carbuncos, brillantes, de la lírica germana, el bardo se refiere a la tal Joanna llamándola puta y guarra. Vamos, poesía pura.
Y ya por último dejo a De Höhner y su celebérrimo "Dicke Mädchen" (chicas gordas).

Sin duda, el lector cree que debía de haber muchas más canciones en el carnaval Colonés. Pues cree mal. Suerte que estaba la birra del Rhin. Tengo más secuelas que Tom Cruise en Nacido el Cuatro de Julio. Pero mañana lo contaré todo con pelos y señales.

5 comentarios:

amelche dijo...

¡Caray, no sabía que Colonia fuera tan peligrosa! Menos mal que, cuando fui, como no hablo alemán, no me enteré de todas estas canciones. Bastante tuve con subir a la torre de la catedral, que eso sí fue traumático para mí.

Jorge dijo...

En todos los lados cuecen habas:

http://www.youtube.com/watch?v=KzXhzQ-FOGE

Un saludo!

Pablo Salzburg dijo...

Te fuiste a Colonia y nos hemos quedado sin tu crónica del baile de debutantes de Viena... lástima.

Marona dijo...

Pobre, ¡qué sacrificios más gordos! ;) (la verdad es que no he podido escuchar más de dos segundos por canción, jurl)
Estoy con Pablo, el otro día me di cuenta de que ya había pasado el baile y ni siquiera me habia enterado... snif ;)
¡Bienvenido a casa de nuevo!

Paco Bernal dijo...

Hola a todos:Gracias por vuestros comentarios.
A Amelche: es que para subir a la torre hay que estar en forma. Ayer me enteré que a los obreros que trabajan en la restauración les han puesto wáteres portátiles en los andamios (han costado una pasta) por mor de que los angelicos no tengan que bajar a miccionar. Lo de las canciones, de verdad te lo digo, que para mí ha sido un trauma.
A Jorge: uy, si yo te contara. Que vengo de un pueblo con tradición taurina. El apaga luz mariluz, y demás...Pero es que en España, en medio ponemos otras cosas. Aquí, nada. No. Niente. Y eso puede acabar con los nervios de las criaturas.
a Pablo: hola! Bienvenido.Creo que no te había saludado antes. Pues la verdad es que lo sentí yo también, porque este año había tela que cortar. Pero prometo que cubriré como siempre los demás eventos que se vayan presentando. Saludetes :-)
a Mar: la verdad es que no ha sido un sacrificio tremendo jajaja. Menos lo de la música me lo he pasado muy bien y me he reido mucho. Y de lo del baile, voy a tener que hacer una investigación de campo para hacer una crónica a posteriori. Me compraré el Gala o algo jajaja.
Saludos a todos.